Escucha tu cuerpo

“Escucha tu cuerpo”

En tu cuerpo se refleja la totalidad de tu Ser

Cualquier emoción, cambio del ritmo habitual en nuestra vida sin esperarlo, cambios de lugar, de situación, de actividad, o de contrariedades que nos pillan por sorpresa, pueden originar cambios importantes en todo nuestro organismo, haciendo que nuestra vida cambie de sentido, a veces positivamente, y otras menos agradables con las cuales hemos de aprender preguntándonos: ¿Qué ocurrió?
¿Qué pasos nos llevaron hasta este cambio que estoy viviendo hoy??

El ser humano es esa fusión perfecta y compleja donde mente, espíritu, alma y materia se unifican para dar sentido, consciencia y color a la vida, haciendo posible a un ser único e irrepetible, tú.

La mayoría de los seres humanos somos inconscientes totales de nuestro cuerpo. Aunque somos dueños y señores de él, muchas personas aún no lo tienen en gran estima, ignorando casi por completo su potencial y riqueza a todos los niveles, maltratándolo como si fuese algo ajeno a ellos mismos.

EXCESO DE INFORMACIÓN

Tenemos a nuestro alcance toda la información que necesitemos sobre cualquier tema, pero sabemos muy poco de lo más importante y fundamental, de nosotr@s. Las emociones se desbordan, cada vez hay más personas obesas, ansiosas, con insomnio y con problemas serios de salud a edades cada vez más tempranas.

La mayoría de nosotros, buscamos la paz, la serenidad y el bienestar, a través de una gran diversidad de actividades externas, picoteando en cientos de estímulos nuevos, o dedicando la vida entera solamente al trabajo; ambos métodos son adicciones que intentan llenar una necesidad tan vital como el aire, amar y ser amad@, y la conexión con nuestro ser a través del conocimiento.
La expansión de la conciencia, que dará paso a la sabiduría interna, para discernir y actuar con integridad y coherencia, en cada momento de nuestra vida, con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza, es la clave para ser más o menos feliz.

¡¡ESCUCHA TU CUERPO!!

En principio, vamos a intentar conectar con nuestro cuerpo físico, en el cual se integran todos los demás cuerpos, el astral, el etérico, el emocional, el espiritual, el mental… si lo escuchamos y estamos atentos a sus manifestaciones, él nos va facilitar una información y aprendizaje único para nuestra vida.

Así es que voy a empezar comentando algo sobre las vibraciones.
Todo lo que nos rodea es vibración, ¡¡absolutamente todo!!
Cada objeto, cada árbol, cada animal, cada material inanimado, cada sentimiento, cada sorbo de aire que respiramos, cada ola del mar, o cada atardecer, tiene su propia vibración; a la misma vez, cada persona está interrelacionada con todas la vibraciones que le rodean, vibraciones cósmicas, humanas, ambientales, estacionales…

Nos afectan y producen cambios en nuestra energía, los cambios temperatura, la altitud, los colores, los alimentos, la posición, el pensamiento, la sonrisa o el mal humor de otras personas, sobre todo si están unidas a nuestros sentimientos, o un trabajo que no soportamos, y situaciones límite a las cuales llegamos paso a paso, aguantando situaciones sociales familiares o profesionales tensas durante mucho tiempo, sin percibir el mensaje que nuestro cuerpo nos está enviando continuamente con ese dolor de rodillas, cefaleas, insomnio, alteraciones digestivas, circulatorias, nerviosas o del sistema inmunitario entre otros muchos.

Esta gran cadena vibracional y energética con la cual compartimos nuestra vida y nuestro estar ahí cada día, está fusionada con nuestro organismo, fluctuando como una danza armónica que va marcando una coreografía visible en nuestro cuerpo al caminar, al expresarnos, al actuar, al intercambiar con otras personas ideas, creatividad y motivación, o formándonos un concepto y visión de la vida bastante más destructiva, y haciendo un retroceso en nuestra evolución natural, que nos puede llevar al sufrimiento en lugar de encontrar y sentir ese estado de paz y serenidad que deseamos.

¿ESTAMOS DENTRO O FUERA?

Si nos concentramos en una determinada zona, acción o sensación de nuestro cuerpo, vamos a poder observar, qué es lo que ocurre, qué está pasando dentro. Al principio puede que sea imperceptible, pero con la práctica, podremos concentrarnos en él y saber qué nos quiere decir nuestro organismo con sus manifestaciones. Estos signos, pueden ser muy variados, pudiendo ser sensitivos, físicos, o emocionales, pero siempre nos delatará cosas importantes sobre nosotros mismos, que de otra manera que no sea con la atención plena, no vamos a percibir.

Una vez que adquiramos cierta práctica, podemos ser conscientes al mismo tiempo del medio que nos rodea, pudiendo concentrar más nuestra atención en lo interno o en lo externo, captando lo que estamos haciendo y lo que está pasando a nuestro alrededor.

Normalmente estamos fuera de nosotros mismos, inmersos en las mil cosas que pretendemos atender diariamente y que muchas veces nos desbordan.
De esta forma, nos perdemos gran parte de lo que es importante para la vida y la salud, y justo estas cosas perdidas a veces, es lo más ordinario y sencillo que nos rodea, y que cuando lo captamos y saboreamos, se convierte en lo esencial, en lo extraordinario.

Una forma de vivir agitada y con estrés, nos desvincula de lo que realmente somos y de lo que hemos venido a realizar. Pasan los años, y quizás sintamos ese vacío que nos produce sombras inciertas a las cuales les falta solo un poco de luz.

Sin percibirlo, quizás hemos adquirido hábitos poco saludables para nuestro bienestar físico, psíquico y emocional, que nos hacen sentir desorientad@s a la hora de tomar decisiones o de ver y elegir un nuevo camino.

¡¡Pero hay algo que muy pocas personas saben!!

La capacidad de regeneración y cambio en el cuerpo físico, mental y emocional que todo ser humano posee, es una fuerza poderosa y real, que lleva implícita la capacidad de transformación, realizando una verdadera metamorfosis.

Para ello es necesaria la autodisciplina, la constancia, la adquisición de conocimientos y la confianza en un proyecto personal que abrirá nuevas ventanas al infinito, creando con los nuevos pasos, un camino hacia un nuevo horizonte, y sobre todo, ¡¡querer comenzar!!

¡¡Hasta la próxima!! ¡¡Sed muy felices!!

Deja un comentario

Navegar